Santa Teresa de Jesús

Canonizada en 1622 y declarada Doctora de la Iglesia Universal en 1970, Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada nació en Ávila en el seno de una familia de judeoconversos en 1515, y en esta ciudad pasó la mayor parte de su vida.

El espíritu aventurero que la invadió desde niña fue derivando hacia una vocación religiosa que la llevó a abrazar la vida conventual con apenas veinte años. Entre los muros del convento maduró su experiencia espiritual y su obra, marcada por la mística y el humanismo. A los 47 años de edad, inició la Reforma del Carmelo, fundada en la oración, la humildad y la pobreza. Fundó diecisiete conventos a lo largo de su vida, y nos dejó numerosos escritos y poemas, legado inmortal de una personalidad inigualable.

Entre sus fundaciones está la del convento masculino de Duruelo en 1568, que en 1570 se traslada a Mancera. En 1571 y 1573 descansó Santa Teresa en Mancera de camino a Salamanca, y el 22 de agosto de 1586 lo hizo su séquito fúnebre en el traslado de su cuerpo de Ávila a Alba de Tormes, donde está su tumba. Cuentan los escritos que en esta parada la Santa realizó tres milagros: la curación de un fraile del convento que tenía fiebres muy altas, la curación de una vecina “endemoniada y la curación de Juana Pacheco de Mendoza, Condesa de Peñaranda, que sanó su garganta con el contacto con un trozo de tela de la camisa de Santa Teresa.
     
         
         
Ayuntamiento de Mancera de Abajo. 2018
Plaza La Paz, 1 - 37315 - Mancera de Abajo. Telf.: 923 56 00 01